El método Pilates fue desarrollado en la década de 1920 por Joseph Pilates, atleta alemán y pionero en educación del movimiento. Uno de los primeros que reconocieron la existencia de un vínculo entre la forma física y el estado mental. Dedicó toda su vida a investigar y elaborar un sistema de ejercicios que proporciona un equilibrio entre mente y cuerpo, fuerza y elasticidad. A este método lo llamó Contrología. 

“Uno de los grandes resultados de la Contrología es la adquisición del completo dominio y control de la mente sobre el cuerpo” – Joseph Pilates. 

En busca de un movimiento consciente, sus ejercicios requieren un uso sofisticado de los músculos y una gran precisión, de manera que movimientos controlados y pequeños producen grandes beneficios reequilibrando el cuerpo sin tener que ejercer grandes esfuerzos y sin riesgo de daños y lesiones. 

El método Pilates tiene como objetivo que el cuerpo recupere una alineación sana, los ejercicios de Pilates están diseñados para adquirir nuevos hábitos posturales, mejorar la flexibilidad articular, reforzar el cuerpo y prevenir lesiones, combatir el estrés y mejorar el estado de ánimo. 

Los principios generales en los que se basa el Método Pilates son los siguientes: 

  1. Concentración: Los ejercicios de Pilates requieren una atención y concentración absoluta pues cada movimiento se debe controlar de forma precisa. Cerebro y cuerpo trabajan de forma conjunta. 
  2. Control: El control muscular es una pieza fundamental para conseguir una buena  calidad del movimiento. El movimiento consciente es esencial tanto para trabajar contra la gravedad, realizar movimientos muy precisos o protegerse de las lesiones. 
  3. Centro: También llamado Power House o centro energético, zona situada en la parte inferior del tronco desde donde sale toda la energía para realizar los movimientos de una forma controlada y armoniosa.
  4. Precisión: Cada movimiento tiene una finalidad y se centra en una alineación y trayectoria precisa. Cada ejercicio tiene unas premisas de movimiento concretas que involucran al cuerpo en cada acción como una totalidad. 
  5. Respiración: Una respiración coordinada, sincronizada y consciente es parte fundamental durante los ejercicios. Aumenta la capacidad pulmonar y mejora la circulación sanguínea, aumenta el rendimiento muscular y produce una sensación de bienestar. 
  6. Fluidez: Los ejercicios llevan una velocidad y un ritmo determinado que nos marca la respiración. La fluidez del movimiento y su realización de forma armoniosa es una de las claves en la práctica de Pilates, de modo que la energía del cuerpo también fluye de forma equilibrada. 

Joseph Pilates

Nació cerca de Dusseldorf (Alemania) en 1880, su infancia se caracterizó por padecimiento de asma y otras enfermedades, lo que le llevó a estudiar el cuerpo humano y a fortalecerlo mediante el ejercicio mejorando su salud y aspecto. De esta manera, con el tiempo llegó a ser un gran atleta y boxeador. 

Con 30 años emigró a Inglaterra para trabajar de artista circense. Con el estallido de la I Guerra mundial, en el 1915, fue confinado en un campo de trabajo en la Isla de Man donde trabajó como camillero y solicitó permiso para rehabilitar a los heridos a través del ejercicio físico.  Montó en las camas de los enfermos un sistema de poleas y cuerdas, lo cual fue el origen de algunas de las posteriores máquinas ideadas por él (reformer, silla, barril…). Con el tiempo desarrollaría un gran número de ejercicios para ser realizados en ellas, así como otros para ser practicados en el suelo, sobre una colchoneta. 

La fama que cosechó por aquel entonces le valió el ofrecimiento del gobierno alemán para entrenar a su ejercicio. Propuesta que rechazó y en 1926 decidió exiliarse en EEUU y poner en marcha un gimnasio, junto con su esposa Clara, en el que pudiera llevar a cabo sus técnicas.

Se hizo muy popular entre coreógrafos y bailarines, cuyas lesiones derivadas del entrenamiento intensivo les obligaban a pasar largos periodos de recuperación e inactividad.  

Escribió dos libros. El primero, “Your Health: A Corrective System of Exercising That Revolutionizes the Entire Field of Physical Education” donde exponía sus teorías y filosofía sobre salud, higiene y ejercicio físico. Y el segundo “Return to Life through Contrology”, un manual práctico de 34 ejercicios básicos para que sus clientes probaran en casa en colchoneta, que el método realmente funcionaba. 

Tras su muerte con 86 años en 1967, su esposa Clara se encargó del estudio durante 10 años hasta que falleció, aunque durante este tiempo el estudio fue dirigido por una de las alumnas de Joseph, Romana Kryzanowska. Pilates no formó expresamente profesores de su método, pero varios alumnos siguieron su práctica y abriendo sus propios centros para enseñar el método. Lolita San Migual y Kathhy Grant fueron los únicos oficialmente certificados por él.